Qué no te lo cuenten, ¡vívelo!

experience foto

Imagínate la situación… Vas a un bar con la idea de tomarte unas copas y te atiende una camarero que va desaliñado con una camisa rosa chillona, el pelo de punta, zapatillas converse,… ¿qué pensarías? Me voy corriendo que éste no parece muy profesional!! Pero por no moverte le pides el cóctel que te querías tomar y cuando te lo trae…. TACHÁN… Te sirve una copa super alta que empieza a sacar humo y la bebida brilla en la oscuridad del bar, con trocitos de fruta fresca y un aroma delicioso!! Un cóctel perfecto de dulzura, sabor, textura suave y una presentación muy sorprendente….  A mi sin duda me fidelizó y cuando quiero sorprender a alguien acudo a su bar. ¿Quién lo iba a decir?

Fidelizar a través de las emociones

Esto es marketing experiencial, se centra en las experiencias y emociones del cliente durante la comercialización o uso del producto, en vez de centrarse en los aspectos del producto como su características o beneficios (marketing tradicional). Te eligen por la experiencia antes de la compra y durante el consumo.

Algunas de las acciones de marketing experiencial que usan las empresas son: comunicación a través de la realidad aumentada, eventos a pie de calle, tiendas insignia, simuladores en puntos de venta, personalización de espacios urbanos… Todas estas acciones pretenden que el cliente compre como resultado de la experiencia y emociones generados por la marca.

ejemplos marketing experiencial

 ¿Y para mi marca personal?

Con tu marca personal, tener en cuenta la experiencia de tus clientes es clave también para fidelizarlos y crear un vínculo emocional con ellos.

Nos pasa a menudo que vamos a comprar a la frutería donde el dependiente es más simpático y se preocupa por nosotros o acudimos al mismo restaurante donde siempre nos tratan muy bien y nos dan un chupito. También en nuestra vida profesional, elegimos a los proveedores por la relación y experiencia que se ha forjado con ellos.

Las experiencias que generamos son claves para que nuestros clientes cuenten con nosotros. Para aplicar el marketing de experiencias a nuestra marca personal son imprescindible los siguientes puntos:

Interésate y conoce muy bien a tus clientes (aquí incluimos compañeros, amigos, familiares, contactos con potencial). Conoce qué hacen, aficiones, qué les gusta, ilusiones, cómo están… Demostrar que los escuchas te ayudará a crear un fuerte vínculo.

– Define que les interesa de tu oferta, qué valoran más de lo que tu ofreces y cómo puedes adaptar tu oferta a sus necesidades particulares.

Sorpréndelos con los pequeños detalles o gestos. Los detalles son los que marcan la diferencia. Sé creativo para que en momentos no esperados generes experiencias o recuerdos especiales.

– Sé próximo, salúdales de corazón, explícale alguna anécdota personal,…

– Ofrece una comunicación personalizada (vía cara a cara, teléfono, email…). Cada persona es diferente y los mensajes genéricos no llegan igual que los mensajes a medida.

– Piensa en los momentos especiales. Recuerda estar a su lado en los momentos importantes: su cumpleaños, navidades, bodas, nacimientos,… Ten presente estas fechas para mostrar tu dedicación.

– Conviértelos en prescriptores. Consigue generar experiencias o emociones que hagan que el cliente cuente a otras personas lo que les ha sucedido, les hablen de ti o te recomienden y hagan que tu mensaje llegue a más personas.

 

¿Cómo puedes convertirte en un creador de recuerdos? ¡Piénsalo!

 

No hay mejor publicidad que un cliente satisfecho. Philip Kotler