Los 5 errores más frecuentes al hablar

hablar en publico

Antes de empezar la última clase del curso de hablar en público que imparto, quería compartir los errores más frecuentes a la hora de realizar presentaciones.

En la mayoría de casos las personas tendemos a ponernos nerviosas al hablar el público, en mayor o menor medida, por el hecho de ser el foco protagonista de todas las atenciones durante unos minutos. ¿Te ha pasado? Éstos en cierta medida son buenos, ya que nos transmiten la adrenalina necesaria para comunicar con entusiasmo. Además, piensa que nosotros notamos mucho más los nervios que lo que la audiencia percibe.

La presión y los nervios provocan que a menudo incurramos en los mismos errores al comunicar. Vamos a ver cuáles son los errores más frecuentes y cómo corregirlos.

Hablar demasiado rápido: los nervios nos traicionan sobre todo al inicio y se tiende a empezar hablando a un ritmo muy rápido y vocalizando poco (supongo que nuestro celebro piensa que así acabaremos antes). Consejo: antes de empezar a hablar, respira profundamente durante 3 minutos. Esto ayudará a calmar a tu cuerpo y éste comunica a tu celebro que no estamos en una situación de peligro y puede relajase. Otro truco que funciona es beber un sorbito de agua antes de empezar, tu celebro interpreta que si tienes tiempo de beber agua no será tanto el peligro.

Miradas constantes hacía los apuntes: a veces por la inseguridad, tendemos a leer o mirar los apuntes de forma continua (también pasa con las diapositivas). La comunicación con la mirada es clave y ayuda a transmitir credibilidad en el discurso. Consejo: intenta repartir la mirada por la sala buscando personas que te transmiten seguridad para tranquilizarte. Dedica no más de tres segundos por persona para mirarles a los ojos. No lleves el discurso redactado con todas las palabras a comunicar, puedes usar simplemente anotadas las ideas claves para seguir el hilo de la presentación. Además es mejor usar tarjetas que folios para los apuntes, porque si estás nerviosos y los mueves, los folios multiplican el movimiento y lo evidencian.

Balanceo o movimientos continuos: la intranquilidad provoca que a menudo se realicen movimientos repetidos de balanceo con el cuerpo o movimientos como picar con los pies al suelo. Consejo: Al inicio, si te notas nervioso, ánclate con los pies al suelo y opta por lo que yo llamo la posición playmobil hasta que estés más relajado.

Uso de muletillas: implica que repetimos unas palabras en concreto al hablar como signo de inseguridad. Típico el “¿vale?”, “¿verdad?”, “¿sí?” en busca de aprobación o alargar vocales al final de las frases: eeee…, iiiiii… Nos da la sensación que tenemos más tiempo para pensar la siguiente frase pero no aportan valor al discurso, si no que lo entorpecen. Consejo: tómate tu tiempo en las pausas entre frases y toma conciencia de tus muletillas para tratar de evitarlas.

Hablar con el rostro serio: cuando estamos nerviosos a menudo nos olvidamos de sonreír.  Hacerlo ayuda a relajarnos y transmitir positividad a la audiencia. Consejo: fuerza la sonrisa al iniciar el discurso, si te obligas funciona para engañarte a ti mismo y reducir los nervios. Apaga tu radio interior y autoanímate. ¡Tú puedes!

Como todo, la práctica aporta tranquilidad, así que no te limites a preparar qué vas a decir, si no que puedes ensayar y ensayar como decirlo.

“ Cuanto más duro trabajo, más suerte tengo” Thomas Jefferson

¡Ánimo y lánzate a brillar!

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Alejandro

    Hola Laia
    Esta muy interesante, si me permites añadiría algunos mas que considero muy importantes para llegar a la personas que te escuchan :
    – El mas importante según mi opinión habla con el corazón no con la cabeza, que las palabras te salgan del pecho
    -Otro sería mantén un ritmo diferente según lo que quieras trasmitir en cada parte
    -Y por ultimo repite lo importante por lo menos 5 veces.
    Bueno un saludo

    1. Laia Arcones

      Muchas gracias por tu aportación, Alejandro!! Encantada de haber aprendido de ti, maestro! un saludo desde Barcelona ; )

Comentarios cerrados.