¿Cuáles son tus frenos para venderte?

Como mujeres trabajadoras es más importante que nunca saber valorarnos y hacernos valorar. Trabajamos en infinidad de temas y a menudo nadie nos lo reconoce. Hacemos mil y una tarea pero no ponemos esfuerzo en vendernos bien y comunicarlo y por eso pasan inadvertidas.

¿Tienes la sensación que en tu entorno nadie sabe todo lo que estás haciendo? ¿Conoce tu jef@ las tareas y proyectos que estás llevando a cabo? ¿Sueles dedicar tiempo a comunicar lo que has conseguido con tus acciones?

La ley pareto del 80/20 también se puede aplicar a estos casos. Hacer tareas productivas en un 20%  del tiempo y dedicar un 80% del tiempo a comunicarlas para que se conozcan. Puede parecer exagerado, pero si no nos ven, somos invisibles. Nadie nos tendrá en cuenta.

Para saber comunicar bien lo que hacemos es importante, que transmitas seguridad, credibilidad y claridad. Pero para conseguir esto, primero necesitas sentirte segura, creen en ti y tener claro lo que quieres.

Vamos a ver cuáles son eso saboteadores que no permiten que mostremos nuestro valor. A ver si te suenan…

1- El miedo: existen muchos miedos. Miedo al rechazo, al fracaso, al que dirán de nosotras…  El miedo es una emoción instintiva natural, que nos ayuda a ser precavidos y nos mantiene alerta para sobrevivir, pero si nos paraliza para actuar y no nos deja avanzar se convierte en una emoción inútil.

¿Cómo hacerle frente?

Relativiza el miedo: aplica lógica y ten una visión objetiva de tus miedos. Por ejemplo, mira el rechazo como algo enriquecedor que te ayuda a mejorar tu idea. No podemos agradar a todo el mundo y por lo tanto ver diferentes puntos de vista permite que puedas pulir tus propuestas y saber para quién son adecuadas y para quién no.

2- Los pensamientos negativos: eso que nos decimos a nosotras misma en nuestra radio interna cuando estamos pesimista. Son pensamientos como “no soy suficientemente buena”, “no soy capaz”, “saben más que yo”, … Esto se denomina el síndrome del impostor. Una lucha interna de inseguridad con pensamientos que no están justificados objetivamente. Hasta los máximos expertos y personas experimentadas confiesan tener estos pensamientos.

¿Cómo hacerle frente?

Reenfocando los pensamientos: hazte preguntas  para dar solución a estas inseguridades, del tipo ¿qué puedo hacer para hacerlo mejor?, ¿qué tengo que hacer para conseguirlo?, ¿qué tengo que hacer para que esto no suceda? Así aprovechas estos pensamientos para encontrar soluciones a tus inseguridades.

3- Las creencias limitantes: que coartan nuestro potencial de crecimiento. Por ejemplo, hay la creencia de que basta con ser buenas trabajadoras, ya que si hacemos bien nuestro trabajo, lo acabaran viendo. Pues no, resulta que hay tanto ruido en nuestro entorno, que tenemos tantos inputs diarios, que si no nos centramos en explicar lo que hacemos y lo hacemos de forma eficiente, nadie nos tiene en cuenta.

¿Cómo hacerles frente?

Potencia tu visibilidad: piensa en lo que realmente le interesa a la gente en la que quieres influir y traza una estrategia de comunicación, en la que de forma habitual puedas comunicar tus avances y lo que vas haciendo. Incluso puedes agendártelo para que sea algo constante y sea en el momento y lugar adecuado.

4- Los Prejuicios: todas tenemos opiniones preconcebidas que a menudo son erróneas como pensar que “venderse es malo”. Esto es a causa de algunas personas que venden humo y van exagerando o explican acciones sin ser real lo que hacen. Son una minoría, porque vender desde la ética es un gran servicio y hasta que no quites este prejuicio de la cabeza, no podrás generar confianza en los demás.

¿Cómo hacerles frente?

Piensa a quién estás ayudando con tu trabajo. No se trata solamente de ponerte a ti en el centro del mensaje, si no también poner en el valor el sentido de tu trabajo. Explicar el porqué lo haces y a quién ayudas.

5- El perfeccionismo: es muy común no querer explicar nuestro trabajo o nuestro proyecto, hasta que no esté acabado y perfecto. Este es un gran error ya que nosotras nunca tenemos toda la información objetiva para hacer bien un trabajo y compartirlo es una buena forma de poder mejorarlo y que pueda ser más útil para los demás.

¿Cómo hacerle frente?

Prevende tu trabajo. Comparte las ideas en las que vas a trabajar, el proceso que estás sufriendo o los problemas que te vas encontrado. Esto te permitirá validar tu trabajo y ir ganando seguridad de que vas en la dirección adecuada. Además, incluyendo los feedbacks que recibes, vas a poder realizar un mejor trabajo y seguro que encuentras colaboraciones con personas que no te hubieras planteado.

¿Te has sentido identificada con estos frenos?

Levanta el pie del freno y pisa el acelerador, ya que poniendo en valor tu trabajo entrarás en una espiral positiva donde tu carrera cada vez avanzará más rápido.

También te puede interesar