Storytelling: cuenta historias que dejan huella

storytelling

Ya hace varios días que tengo ganas de escribir sobre este tema del que recientemente mucho se habla en Internet y hasta me he estado leyendo un libro de Antonio Núñez, Storytelling en una semana, que trata sobre cómo construir tus propios relatos. Así que hoy cuando he llegado a casa, no he dudado en ponerme a escribir de inmediato para que no pasaran más días. Obviamente, como siempre, antes he saludado a Cobi, mi perrito que siempre está contento cuando entras por la puerta y que al minuto que ve que ya no le haces más mimos, se vuelve a dormir al sofá. ¡Qué vida la suya! Bueno al lío…

¿Sabéis que es el storytelling?

Es el término en inglés (que siempre suena más guay) de lo que denominaríamos “Contar historias”. Desde pequeñitos nos cuentan relatos, leyendas, refranes, cuentos…. para transmitirnos unos valores o aprendizajes que pasan de generación en generación. De mayores también podemos contar historias, anécdotas, ejemplos, fábulas… como herramienta para transmitir nuestros mensajes de una forma más eficaz.

¿Qué ventajas tiene el storytelling?

Mayor conexión con la audiencia: cuando cuentas historias hablas de personajes, sentimientos, problemas,…. Todo esto ayuda a conectar emocionalmente con tu audiencia y que escuchen con atención la historia como si se tratará del cotilleo del quinto.

Mayor afinidad y cercanía: al explicar las aventuras del protagonista, vicios, gustos, conflictos… la audiencia empatiza rápidamente con el protagonista ya que se identifica en elementos de la historia.

Mayor credibilidad: si relatas ejemplos en los que has usado unas habilidades o valores, éstos quedan avalados por tus resultados o experiencias y resultan más veraces.

–  Mayor recuerdo: de igual forma que algunos chistes o bromas son fácilmente recordados por el impacto que han tenido en ti, las buenas historias también son difíciles de olvidar.

–  Mayor viralidad: igual que los cuentos o refranes han pasado de generación en generación, las historias personales por su formato tienden a generar más notoriedad, contagio y se produce el efecto boca oreja en el que el mensaje se expande.

En la publicidad también se usa el storytelling para enviar un mensaje más eficaz y conectar emocionalmente con la audiencia, como por ejemplo este vídeo de un anuncio de aerolíneas argentinas. Luego ya me diréis si os ha llegado o no el anuncio…

¿Te animas a crear tus propias historias para comunicar mejor?

Post relacionado: Relatos útiles de storytelling para conectar